LA DAMA DE NEGRO

Elena y su compañero son policías. Llevan tiempo siguiendo la pista de una asesina misteriosa que no para de matar. Unos indicios de última hora -y una sospecha que viene de antiguo- acaban de confirmarle al compañero de Elena que ésta, Elena, muy probablemente es la asesina. En lugar de comunicar este hallazgo al departamento. El compañero ha ido a decírselo a Elena, a la cara. No ha podido resistir el impulso. Ha actuado por vanidad. Llevaba demasiado tiempo soportando cómo todo el mundo pregonaba que Elena era mejor investigadora que él.

Autor: Marc Egea

Facebook
YouTube
Instagram